VISITAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

L.A. CONFINDENTIAL

 

 

 

 

 

 

 

Cuando se estrenó este film se comento si estaba basado en un episodio de la vida de Verónica Lake... pero yo voy mas lejos y he visto muchas similitudes con la vida tumultuosa de Lana Turner. No obstante si es una como si es la otra, en Los Ángeles en aquellos años, las brigadas policiales y el FBI censuraron muchos episodios de los actores y las actrices que habitaron aquel mundo de magia y sueños. La película toca temas candentes y muy bien desarrollados hacia el espectador, quizá por eso tuvo los siguientes premios:

 

2 Oscars: Mejor actriz secundaria (Kim Basinger), guión adaptado. 9 nominaciones

Globo de Oro: Mejor actriz secundaria (Kim Basinger).

5 nominaciones premios BAFTA: Mejor montaje y sonido. 12 nominaciones


Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro a la mejor película


2 premios National Board of Review: Mejor director, película


3 premios del Círculo de críticos de Nueva York: Mejor director, película, guión


Festival de Toronto: Mejor director a Curtis Hanson


Choice Awards: Mejor película, guión adaptado (Helgeland, Hanson)

 

 Adaptación del autor Ellroy, situada en Los Ángeles en la década de los cincuenta, habla sobre un caso de seis muertes en un café de la zona, y a partir de ahí toca hacer el puzzle. Las piezas, como suele pasar, se nos disponen más o menos bien, pero yo cuando la vi por primera vez me perdí un poco. Pero lo que hace grande a esta película es, sin duda, la atmósfera que consigue. La atmósfera digamos que es la pista que se nos da sobre lo que hay dentro de la película, es la prueba de que no está hueca. La atmósfera de "L.A. CONFIDENTIAL" es magistral, se sirve de la música, del ambiente de aquellos años, de la violencia, de la fotografía, etc. Muy bien interpretada, destaco a Kevin Spacey y a James Cromwell, y todos los demás están extraordinarios. En los últimos intentos de cine negro, a medida que comienzan los tiros y asesinatos nos vamos adentrando en el interior de la obra, y ésta se desinfla como un globo porque no suele haber alma y los tiros no hacen más que hacer pinchazos en el globo. Sin embargo, con "L.A. CONFIDENTIAL" las muertes nos llevan a un interior con sustancia, con alma, con fascinación. ¿Y cómo se tiene ese alma?. Un policía modélico, que detrás de su elegante factura y los asesinatos, huele a podrido, por la corrupción que hay detrás.

 

 

Si alguna vez se le aparece a usted por la calle un payaso gigante que lleva en la mano LA. CONFIDENTIAL, y se la ofrece, acéptela. Porque lo que el payaso en cuestión, que en esta crítica es tan sólo una metáfora de la vida, sostiene en la mano, es un gran manojo de arrolladoras virtudes. Las siguientes:



-Una historia de las que siempre funcionan. Hombres trajeados con mucha clase, femmes fatales, y jazz... pocas combinaciones mejores existen en esto del cine.

-Reparto de primera, con actuaciones de primera. Todos están que se salen, lo clavan y suman varios pluses de calidad al ya de por sí genial conjunto del filme. Guy Pearce, Spacey, Kim Basinger, Danny DeVito y Amber Smith. Pero el que se lleva la palma, es Russell Crowe, y diré por qué a continuación, por razones de estética y estructura.

-Un personaje interpretado por Russell Crowe de los que no se olvidan. Sus violentos arranques de ira son impagables.

-Una trama al más puro estilo de film destinado a triunfar. Me explico: una trama complicada, densa, saturadora y conscientemente enmarañada, y de las que sólo se resuelven y se entiende al final. Esta clase de películas pueden sacar de quicio por momentos, y sobre confundir al espectador, pero sus resultados suelen ser más que eficaces.

-Por encima de la trama, un guión merecedor del reconocimiento que ya tiene. Mil subtramas, bien hiladas, y una construcción -además de una evolución- de los personajes francamente brutales e inteligentes.

-Una técnica que da la talla. Que está al nivel de las circunstancias. Si todo es perfecto, la técnica y la fotografía le suman muchos puntos.

-Una dirección de auténtico maestro. Fantástica. Curtis Hanson elige todos los recursos adecuados, y su cinta no pierde su frenético ritmo en ningún momento.



Es un film de cine negro que deja huella y nos brinda en esta ocasión, una gran película del género. Brillante su director Curtis Hanson e igualmente brillante cada uno de los actores en su papel. La trama es bastante real y agarra fuertemente el interés del espectador, montada sobre la habitual y acostumbrada corrupción policial por la que es conocida una ciudad como Los Ángeles de California. Un film de muy extraordinaria factura, a lo largo de todo su desarrollo y con un excelente final. Sobre todo la media hora última es de infarto, de memoria artística singular. Obra maestra de Curtis Hanson que narra las revueltas y chanchullos que se produjeron en el departamento de policía de los Ángeles durante los años 50. Con un ritmo y una puesta en escena magistrales, Hanson dirige a uno de los mejores repartos de los últimos años: Russel Crowe como el violento policía Bud White; Kevin Spacey como el famoso policía Jack Vincens; Guy Pearce como el teniente Edmund Exley y Kim Basinger como la prostituta Leen Braken, con un parecido increíble entre Verónica Lake y Lana Turner. Sin duda, lo mejor de la película es el genial guión, con diálogos y situaciones realmente magistrales, algo de lo que ya no queda. En la película destaca en casi todos los apartados técnicos: la banda sonora de Jerry Goldsmith, simplemente maravillosa, la fotografía, el montaje y el sonido. Con estos apuntes, nos queda una de las mejores películas de cine negro de la historia, un genero que durante las 2 ultimas décadas ha dormido un mal sueño.
 

 


En el film se hace público y lo público se hace privado sin solución de continuidad. Antes de que finalicen los títulos de crédito, Hanson ya nos ha ubicado en el lugar y en el momento exacto para que, desde el principio, disfrutemos de la trama y de una galería de personajes espléndidos en matices y poder de atracción. El detective Bud White es el actor Russell Crowe. Aquí logra nuestra complicidad de inmediato. Luego conoceremos sus contradicciones, su brutalidad, sus conflictos internos, su inquebrantable lealtad. ¡Qué agradable resulta reconciliarnos con él, al final!. El Sargento de Detectives Jack Vincennes es Kevin Spacey, el único personaje simpático... un vividor y perdedor a la vez, en la mejor tradición de la serie negra. Vincennes es el que controla la situación. Está de vuelta de todo y sonríe ante la ingenuidad del novato, igual que ante una orden despótica. Nadie va a enseñarle nada que no sepa y, sin embargo, nadie acaba sabiendo menos. Pero improvisa una trampa perfecta, una clave cifrada: Rollo Tomasi. ¡Qué bien se termina de definir el personaje en ese billete de 50 $ que se queda en la barra del bar, encima del vaso de whisky que acaba de pedir, y que nunca se llega a beber!. El entonces semidesconocido australiano Guy Pearce es Ed Exley: antipático, ambicioso y legalista, de brillante expediente y excelentes calificaciones. Cree saberlo todo y no sabe nada... Todos y cada uno de los personajes, y el propio espectador, aprenderemos mucho de él y de lo peligrosos que son los prejuicios. ¡Qué desparpajo derrocha esa estupenda secuencia de su encuentro con Lana Turner y su amante Johnny Stompanato, matón de Mickey Cohen! Ed Exley, que sabe triunfar respetando los valores en los que cree sin lograr hacer justicia, aprende a triunfar tanto o más que antes, aunque teniendo que traicionar, en parte, esos valores: “Ellos se aprovechan de mí, y yo de ellos” le dice a Lynn Bracken, persona que encarna Kim Basinger,. Lynn es la más auténtica de la película. El único personaje que sabe quién es cuando comienza el film, aunque nadie lo adivine, y sigue siendo el mismo cuando la película termina. Lynn es honesta con los demás y con ella misma. No miente ni engaña a nadie, o su última frase a Ed: “Unos ganan el mundo, y otros…una exputa y un viaje a Arizona”


“L.A. CONFIDENTIAL” merece un lugar privilegiado en la historia del cine negro ".

 

 

La obra desarrolla la corrupción policial, crimen, misterio y suspense, que compone el mejor cine negro americano clásico. La historia es tensa, emocionante, absorbente y divertida. Introduce al público en un mundo complejo, enmarañado, laberíntico y claustrofóbico. La acción tiene un ritmo intenso, que desconoce las pausas. Las consecuencias, que avanzan en varias direcciones, no dejan un momento de respiro. El film muestra un mundo oscuro y turbio, que se alimenta de silencios cerrados, confidencias a media voz, complicidades ocultas, traiciones y deslealtades, al servicio de personas poderosas que ocultan su identidad tras muros impenetrables y encubrimientos. Se cruzan operaciones de tráfico de drogas, luchas entre bandas rivales, prostitución, asesinatos en serie y masacres inexplicables, envueltas en un misterio que contamina el aire y desmoraliza a los agentes de servicio. La atmósfera es opresiva, la historia, rica en incidencias, se entiende bien por parte de quienes la siguen con atención. No falta la figura capital de la mujer fatal, atractiva, seductora, rubia y hermosa, acompañada de chulo millonario presuntuoso, altivo y patoso. El humor se hace presente a lo largo del metraje con incidentes tan chocantes como el protagonizado por la actriz que encarna a Lana Turner. La narración es intensa y vibrante. La ambientación en 1953 se consigue con un vestuario bien diseñado por Ruth Myers, coches de época relucientes, temas musicales de moda en 1954, cintas en homenaje al cine del momento como “Cuando los mundos chocan”, “Cautivos del mal”, “Vacaciones en Roma”... incidentes con personajes del momento, como documentales de Frank Sinatra y Jane Russell, etc. Las irrepetibles interpretaciones de Spacey, Crowe, Pierce y Basinger elevan el enorme interés que suscita esta obra maestra. La banda sonora, de Jerry Goldsmith, con una orquesta de viento, percusión y piano, ofrece cortes magníficos que tienden a generar sentimientos de opresión, tensión e inquietud y aportan descripciones personales cautivadoras, como la de Lynn Bracken. Las melodías se oyen ampliadas con resonancias que les confieren aires de grandeza y trascendencia. Como música añadida, aporta temas del momento como “Wheel of Fortune”  y de moda prolongada y duradera  “Looking at You”, de Cole Porter. La fotografía, de Dante Spinotti, crea composiciones nocturnas oscuras, contraluces inquietantes, sombras densas en espacios interiores y sótanos malolientes y terroríficos. La cámara muestra detalles como los signos identificativos de la rapidez y la crueldad con la que los asesinos actuaron en el bar de noche “El Buho”.

Curtis Hanson, con L.A. Confidential dio en el clavo. Precisamente porque la mayor virtud de la película es ser lo que es: cine negro sin concesiones, heredero de la mejor época del género y de las mejores películas. Es una de esas ocasiones milagrosas en que las películas violentas y sangrientas me producen una fascinación total. Y éso es gracias a los personajes y la historia. El momento en que las piezas del puzzle empiezan a encajar y los policías a encontrar sus variados destinos es simplemente magistral, dando comienzo a toda una parte final merecedora de pasar a la historia. Sin duda, una película absolutamente magistral, una oda al cine negro en su estado más puro. Si los intocables fue una buena película. La que nos ocupa la supera en la trama y en la variedad de personajes. su principal virtud es, precisamente, arrastrar personajes paralelos sin decaer en el ritmo y sin perder de vista a ninguno de ellos. La forma en la que tres detectives interactúan a lo largo del metraje manteniendo perfectamente su individualidad es notable, además de una riqueza visual y sonora muy interesante es capaz de recrear con fidelidad un género muy peculiar, haciendo disfrutar al espectador mas clásico. Puzzle completo, sin piezas sueltas. Después de presentarnos a la tríada de policías que protagonizarán  y de contextualizar un tanto dónde se desarrolla la trama argumentativa, como pequeñas pinceladas del negocio del hampa, putas de lujo, prensa sensacionalista y policías corruptos, explotará esta a partir del asunto del Búho, con un crimen múltiple por esclarecer, pretexto ideal para dar paso al ya mencionado azufre y fuego que limpie la ciudad. Es un lujo ver 'L.A. Confidential'. Uno no se cansa de hacerlo, disfrutando con los secretos que se esconden detrás de cada uno de los rincones de la ciudad, entre policías, jueces, fiscales y mafiosos. Obra maestra que está dentro del Club, además de formar parte de la gran cosecha del 1997....Yo os aconsejo que si todavía no la habéis visto, véanla.... estaréis ante la mejor película de cine negro de los últimos años.  Este film fue y es un oasis en el desierto, como fue Centauros del Desierto para el western. Hollywood nos sorprende ahora con remakes a aires clásicos, pero la tendencia es mas a la mediocridad que a lo apoteósico. Después de L.A Confidential, vinieron otros film de Cine Negro, como (Hollywoodland, Camino a la Perdición), pero no funcionaron. L.A Confidential, tiene todos los elementos de una obra de culto, que va a gustar a muchos cinéfilos, o ese sector que ven películas como barato entretenimiento; a nombrar buena historia, grandes actuaciones de un plantel reconocido, minocas hot, matanzas, negros flaites, pacos corruptos, vueltas de guión, falsos culpables, amor, amistad, enseñanza, mensaje....pero amigos míos, este es uno de esos film que te tienen pegado a la butaca todo el rato, sin respiro, ni mirar para el lado; producto de su bien desarrollado guión que te va entregando pistas de a poquito, quedando uno con cara de estupor a cada rato.
 

El guión de Brian Helgeland, excelente guionista responsable del guión de Mystic River, y el propio Hanson roza la perfección. Lo mejor de dicho guión es como aprovechándose y sirviéndose de la trama se van construyendo y desarrollando los caracteres de los personajes, formando un todo muy poderoso que funciona a la perfección, de tal manera que no es solo que sean indivisibles trama y personajes, que también, sino que a más se van enriqueciendo mutuamente dotando a la película de una deliciosa complejidad. Hay tramas del film, como por ejemplo todo lo relacionado con Patchett, Flor de lis y el negocio de las prostitutas operadas para parecer estrellas de cine, con Basinguer a la cabeza, a las que se les da importancia durante el desarrollo de la trama. Me estoy acordando ahora de la maravillosa "El Sueño eterno" de Howard Hawks, la cual recomiendo, a todo aquel que le guste L.A Confidential, cuya trama, enrevesado, es un descaro hecho casi para el divertimento de sus creadores y el lucimiento de sus actores, en la que incluso queda algún asesinato por resolver. Con todo ello, el director consigue revisitar los escenarios típicos del género negro, quedando como resultado una excelente película que, aunque tiene referentes bien conocidos, es innegable que posee una personalidad propia resultando un film prácticamente perfecto, bien estructurado y bien sincronizado, ajustando las diferentes piezas que componen el film con una precisión casi de reloj. El film hará las delicias de los admiradores del cine negro, y para los que no lo sean también disfrutaran con esta película que a pesar de estar situada cronológicamente en loas años 60, es totalmente atemporal. La película es muy buena, mucho mejor que Titanic, película que le quitó de las manos numerosos oscars a L.A Confidential....Interpretaciones de lujo, el genial Kevin Spacey, Kim Basinger y, quizá el que más me impresionó, puess sus interpretaciones no me suelen gustar es Russell Crowe.

 La película te mantiene en vilo hasta el mismísimo final....Reitero nuevamente que es una de las mejores películas de cine negro realizadas hasta la fecha, y un film que, sin duda, marcó un antes y un después en la historia del mismísimo cine. Una obra maestra de altura, film de culto, o como se dice en estos tiempos....!!!Un peliculón!!!. El film establece una línea entre el bien y el mal, entre lo que te avergüenza y te enorgullece, entre lo correcto e incorrecto, entre el arrepentimiento y la reafirmación de un acto innoble, o entre héroes y villanos.
 

Amigos lectores, pocas películas filmadas hasta el momento refleja mejor el llamado cine negro americano. L. A. Confidential es sin ningún genero de dudas una obra maestra de un director llamado Curtis Hanson. El film es el retrato fiel de una época, años 50, filmada con un realismo y una puesta en escena totalmente sorprendente. El toque de humor que lleva implícito el film, es tan sutil como su ejecución. La película es sobria, seca, sin concesiones a la galería y con todo el sabor del autentico cine clásico de calidad. Tiene uno de los mejores guiones jamás escritos para el cine. Unos intérpretes sobresalientes, una trama y puesta en escena perfecta, una dirección brillante y un final inolvidable.


Conclusión: Una maravilla irrepetible y un film que nunca podrás olvidar.